Somos las dos caras de una misma moneda. Somos complementarios. Yo existo porque tú existes, y al revés.